Educando Clientes

Venderse como fotografo no es tarea fácil. Hay que llegar a potenciales clientes y convencerlos que el trabajo que uno hace, con equipos que sin duda rondan los cientos de miles de pesos, agrega valor a sus propuestas, ya sean estas para vender comida, casas o autos. Claro, hoy en dia todos tiene alguien en la familia con una DSLR que hizo tal o cual curso o vé tutoriales en YouTube y saca fotos que son bastante buenas; o contratan a un estudiante que cobra una fraccion de lo que cobra un pro [esto es aún peor, ya que al hacerlo se rebaja el precio de la profesion como tal. Hay mínimos que se deben respetar y esos minimos vienen diferenciados en “pro/con experiencia” y “principiante”]. El tema es que terminan con un producto final sub-par y que tendrán que acabar utilizando porque ya no tienen ni tiempo ni presupuesto para rehacer las tomas o tendrán que invertir nuevamente en la produccion fotografica. Eso de “lo barato sale caro” vió… Y que pasa si las tomas no se pueden rehacer? Estoy pensando en bodas, quince años, comuniones, bautismos y una larga lista de etceteras; ahí si que estamos fritos! Por eso contratar a alguien con experiencia en el nicho que se pretende [sociales, publicitarias, comidas, etc] tiene mas puntos a favor que en contra. Es importante aca hacer una distinción entre precio y valor, siendo el precio la cantidad de dinero que uno paga por el servicio y el valor lo que uno obtiene, por ejemplo, una camara Nikon de alta gama ronda los cuatro mil dolares americanos, pero para un fotógrafo eso es un medio de ganarse la vida, de poner pan sobre la mesa y de proporcionar un techo para su familia, entonces el valor de esa camara es mucho mayor que su precio. Lo mismo pasa cuando se contrata un servicio de fotografía: contratando a un porfesional se gana en tranquilidad, en saber que no se va a perder el tiempo durante la sesion, en saber que el producto final será entregado en tiempo y de la forma acordada [con o sin revelado y/o retoque digital], que será de excelentísima calidad, que vendrá en formato digital web y alta resolución, sin marcas de agua, con claridad en la forma y medios en que se puede usar y sin sorpresas o cobors ulteriores por “usos indebidos” cuando éstos nunca estuvieron especificados: tipo y duración de licencias de uso, copyright, etc. Muchas cosas que el cliente, en muchos casos desconoce y que han de ser tomadas en cuenta a la hora de firmar o acordar verbalmente un contrato.

Using Format